General

La ciencia, esa aventura colectiva!

Publicado por Área de Comunicación

“ es gracias a que somos muchos, que contamos con una organización, con instituciones, con instrumentos, que podemos acceder a la verdad”. (Bruno Latour, 2009). Este  10 de abril se conmemora a quienes hacen ciencia en Argentina,  fecha que refiere  al nacimiento del Dr. Bernardo Houssay, científico argentino, Premio Nobel  1947 y fundador y presidente del CONICET.

El Consejo Académico de la Facultad de Ciencias Humanas adhiere al documento presentado por los Centros y Grupos de Estudios e Investigación de la Facultad de Ciencias Humanas-UNICEN

Las y los investigadores junto a quienes ejercemos la docencia en los niveles de educación superior, hemos venido enfrentando sucesivos ajustes en educación, ciencia y tecnología que desde 2016 nos obligan a trabajar cada vez en peores condiciones.

La Alianza que gobierna actualmente el país, ha decidido e implementado un  profundo desfinanciamiento de los centros e institutos científicos con graves consecuencias tanto para los proyectos científicos que se venían desarrollando, como para las trayectorias personales de investigadoras e investigadores, que se ven impedidos de continuar investigando por falta de fondos, o directamente expulsados del sistema de ciencia y tecnología.

El preludio, que no basta entender sólo desde lo simbólico, de la supresión  del Ministerio de Ciencia y Tecnología, y su reemplazo por la actual Secretaría, sumado al profundo desfinanciamiento de los centros e institutos científicos da cuenta del ninguneo y la manipulación con que el actual gobierno, trata a quienes sostienen con su trabajo de años, el sistema de Ciencia y Tecnología en nuestro país.

El Plan Argentina Innovadora 2020, presentado en 2013, preveía un crecimiento anual del 10 por ciento de los ingresos de científicos al Conicet, con el objetivo de que Argentina pudiera acercarse a los estándares internacionales. Según ese Plan, habría 1251 plazas anuales, sin embargo esas cifras esperadas, fueron desmentidas cuando se conoció la lista de investigadores que ingresaron a carrera (convocatoria 2018) que fueron sólo 450 (de 2595 presentaciones) , implicando un recorte del 64 por ciento, frente a lo proyectado. Dos mil doctores se quedaron afuera del sistema luego de haber sido formados durante más de diez años por instituciones públicas argentinas de calidad.

Para los científicos el ingreso a carrera, significa el último paso de una larga trayectoria recorrida, entre grados, posgrados, doctorados, posdoctorados. En todos esos años las y los investigadores trabajan en proyectos colectivos y compartidos, por eso su ausencia reviste consecuencias no sólo en el plano personal (de desempleo) sino también impacta en el desarrollo de las investigaciones en las que venían participando, así queda en evidencia el carácter colectivo y concreto del acto de conocer en términos científicos.

Mientras patéticamente Lino Barañao pretende no saber qué porcentaje del PBI  es destinado a ciencia y técnica, desde el CONICET detallan que se trata del 0,256 por ciento! Hoy el Conicet no tiene presupuesto suficiente para crear nuevas líneas de desarrollo y tampoco le alcanza para mantener las vigentes.

Este 10 de Abril, diversas agrupaciones y gremios del sector, como la Red Federal de Afectados, ATE Conicet y Jóvenes Científicos Precarizados, reclaman por la parálisis del Conicet y de las demás instituciones del sector, por la disminución de los ingresos a la Carrera del Investigador y por la baja en los salarios.

Desde los Núcleos, Centros y Grupos de Estudios e Investigación de la Facultad de Ciencias Humanas-UNICEN, nos sumamos al reclamo y nos comprometemos a elaborar estrategias de resistencia a los recortes, en articulación con otras instancias universitarias  y acompañando a los distintos  sectores de la sociedad que se encuentran hoy  también afectados por la inflación, la baja de salarios, el empeoramiento de las condiciones de vida, la precarización laboral y el desempleo.

Será necesario, una vez más, leer a Houssay: “La disyuntiva es clara, o bien se cultiva la ciencia y la investigación y el país es próspero y adelanta, o bien no se la practica debidamente y el país se estanca y retrocede. Los países ricos lo son porque dedican dinero al desarrollo científico-tecnológico y los países pobres lo siguen siendo si no lo hacen. La ciencia no es cara, cara es la ignorancia”.

 

Centros y Grupos de Estudios e Investigación de la Facultad de Ciencias Humanas-UNICEN

Acerca del autor

Área de Comunicación

WordPress Video Lightbox